Advierte la CNTE que no reconocerá acuerdo sindicales

Advierte la CNTE que no reconocerá acuerdo sindicales

0
Compartir

 

La disidencia magisterial advirtió que desconocerá los acuerdos que se alcancen durante el VII Congreso Nacional Extraordinario del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), cuyos trabajos iniciaron este lunes en Puerto Vallarta, Jalisco.

Integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se manifestaron este lunes en la sede del SNTE, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, desde donde también marchan hacia la Secretaría de Gobernación, para exigir al gobierno federal la instalación inmediata de la mesa única de negociación (suspendida desde 2016) para resolver varias problemáticas pendientes, entre ellas la abrogación total de la reforma educativa y la reinstalación de los maestros cesados por manifestarse contra esa norma.

A las afueras del edificio del SNTE, los secretarios generales de cuatro de las secciones disidentes: Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Ciudad de México, ofrecieron una conferencia de prensa en la que insistieron que no se aceptarán ninguno de los acuerdos emanados del Congreso de “los charros”.

Enrique Enríquez, secretario general de la sección 9 de la Ciudad de México, indicó que “cualquier acuerdo que tome el congreso es desconocido por la CNTE”, y calificó ese ejercicio como “un teatro que han armado”.

Aseveró que en la capital del país, al igual que en muchos otras entidades, los dirigentes del SNTE impidieron que los trabajadores de base eligieran a sus representantes a ese Congreso, tal como lo mandaran los estatutos del gremio. Lo que es ilegal y hace “espurio” a la sesión que se desarrolla en Puerto Vallarta y que concluirá el miércoles.

El secretario general de la sección 22 de Oaxaca, Eloy López, criticó que como parte del Congreso del SNTE se pretenda impulsar un apoyo gremial en favor del aspirante del PRI a la Presidencia de la República, José Antonio Meade. “No dudamos que los charros están pactando para vender su dignidad y vender su voto al Estado”.