Barcelona se consuela con la Liga Española

Barcelona se consuela con la Liga Española

0
Compartir

Un Barcelona en pleno duelo por su inesperada eliminación europea se aferró a la Liga como consuelo y derrotó (2-1) a un buen Valencia para dar un paso más hacia el título.

Era un día complicado para el Barça. Sumido en plena depresión tras lo ocurrido en Roma, le tocaba rehabilitarse como equipo y hacerlo además ante un rival incómodo como el Valencia, una escuadra que, jornada tras jornada, demuestra tener las ideas muy claras y que se presentó con un plan en el Camp Nou.

Tristeza en Camp Nou

A recuperarse del bajón, a los azulgranas tampoco les ayudaba el día, lluvioso, plomizo, gris y frío, como el ánimo del equipo y el ambiente de un estadio con muchos asientos vacíos.

Y es que el Camp Nou se veía ya disfrutando de una nueva semifinal de Champions y ahora se le va a hacer muy larga una Liga que su equipo hace semanas que tiene prácticamente ganada.

Al Barcelona le costó algunos minutos entrar en el choque. Valverde usó casi el mismo once que cayó goleado en Roma, con los únicos cambios de Coutinho por Semedo y el obligado de Paulinho por Rakitic, baja por una fractura en un dedo de una mano.

Luis Suárez puso el 1-0 al cuarto de hora, al rematar de primera una asistencia entre líneas de Coutinho. Antes del gol del uruguayo, Jordi Alba había puesto por primera vez a prueba a Neto tras una internada por la banda izquierda.

El Barça tenía la posesión, pero sufría con las contras del Valencia y solo encontraba la réplica cuando aparecía Messi, el único de los azulgranas que rondó el 2-0 en dos remates desviados.

Rodrigo pudo hacer cambiar el guión del partido al inicio de la segunda parte, en otra contra conducida por Santi Mina, pero Piqué, con Ter Stegen ya superado, sacó el disparo del punta hispano-brasileño.

En la jugada siguiente, Umtiti cabeceó al fondo de la red un saque de esquina y el Barcelona, ya algo más aliviado, empezó a disfrutar del partido.

Messi y Coutinho lo probaron pero no encontraron la meta de Neto. Sí lo hizo, en cambio, Iniesta, en un remate acrobático que obligó a lucirse al portero del Valencia.

Final cardíaco

Pero en pleno domino azulgrana, una absurda entrada dentro del área de Dembélé, que acaba de ingresar en el partido, a Gayá dio vida al Valencia.

Parejo, con la colaboración de Ter Stegen, transformó el penalti a cuatro minutos para llegar al tiempo reglamentario.

Con los visitantes volcados a por el empate, Messi condujo una contra y le regaló el esférico a Denis Suárez, pero Neto le ganó el mano a mano al centrocampista azulgrana.