Distintos sabores armonizan diferentes tipos de metabolismo

Distintos sabores armonizan diferentes tipos de metabolismo

0
Compartir

Existe una relación entre los sabores y la salud, por ejemplo: el sabor picante (jengibre, ajo, chiles) neutraliza y dispersa las toxinas acumuladas en el cuerpo.

“Por desgracia, este conocimiento propio de las medicinas antiguas como la Unani, la china, la taoísta y la Ayurveda, no es tomado en cuenta en la nutrición moderna”, comenta el doctor David Duarte, pionero en México de la medicina Unani.

Duarte explica que actualmente, los sabores no juegan ningún papel dentro de la nutrición ni de la medicina moderna, pues se considera que la preferencia hacia un sabor determinado, es meramente un gusto personal.

Sin embargo, según la antigua medicina Ayurveda de la India, distintos sabores armonizan distintos doshas y es por ello que de forma intuitiva se puede tener una inclinación hacia un cierto sabor.

Hay tres doshas que son el tipo de metabolismo que puede tener una persona. Entonces, de forma natural, cada persona preferirá (siempre y cuando esté en equilibro) el sabor de los alimentos que le favorecen.

Además, de acuerdo con la medicina taoísta, los cinco sabores: dulce, amargo, agrio, picante y salado (la Ayurveda agrega un sexto sabor que es el aceitoso), tienen cada uno, una afinidad natural con ciertos órganos y vísceras del cuerpo.

Los sabores son una base fundamental en estas medicinas antiguas que tienen como principio que para mantener o recuperar la salud, no todos debemos comer lo mismo ni en las mismas cantidades, sino que ello depende del metabolismo (dosha o biotipo) de cada persona.

Hipócrates en uno de sus aforismos decía que: “conviene saber que existen enfermos a los que es preferible alimentar una, dos o más veces y en cantidades mayores, menores o fraccionadas”.

Asimismo, agrega Duarte, los alimentos no deben mezclarse de cualquier forma y el sabor es una buena guía para saber cómo hacerlo correctamente.

Si se ignora que las naturalezas de las diversas sustancias pueden ser opuestas entre sí, y se les consume juntas indiscriminadamente, los órganos vitales del cuerpo, pierden su armonía y no tardan en presentarse consecuencias negativas.

Los sabores deben ser tomados en cuenta como parte integral de la salud física, emocional y mental”, puntualiza el fundador de Unani Centro.